Blog

17 Dic

El retraso en los pagos penaliza a los autónomos y pymes

Antes de comenzar con este artículo debemos citar un dato importante: España es el país con más retrasos a la hora de pagar del mundo, según lo indica un informe que ha realizado Hiscox durante un análisis de los emprendedores. Un 68% de las empresas de España sufren retrasos continuos en los cobros.

A pesar del cambio en la legislación en España que no permite pagar más tarde de 60 días, los clientes continúan marcando el ritmo a los proveedores, si a parte de ésta problemática sumamos que las administraciones y sus procesos de trabajo resultan eternos, se ralentizan mucho los cobros y hay un escaso acceso a la financiación. Así nos encontramos ante una situación que imposibilita la creación de empleo.

Según los datos a los que nos referíamos antes, el 71% de las pymes a las que se les ha realizado la encuesta tienen dificultades para mantener sus negocios, y un 83% afirma que acceder a la financiación es un gran obstáculo para dar vida a los proyectos y que salgan adelante.

Otros países han recudido los plazos de pago, pero Holanda y España todavía continúan teniendo retrasos e incumpliendo las medidas en un 68% de los casos. Estos hechos originan que la rueda de impagos y retrasos se traslade a los diferentes eslabones de la cadena y que se dilaten los pagos tanto a empleados como a proveedores.

La situación es ya insostenible en algunos momentos del ejercicio cuando las dinámicas de estacionalidad y flujo de ingresos no coinciden y de esta forma es necesario adelantar pedidos para contar con las provisiones de materiales para poder soportar un incremento de consumo. Toda esta situación crea situaciones de tensión en tesorería que lastran el sostenimiento de los negocios y la rentabilidad.

Add Comment