Blog

bienes muebles e inmuebles
11 Abr

Bienes muebles e inmuebles

¿Sabes qué bienes son muebles y qué bienes son inmuebles? ¿Sabrías diferenciarlos? No son muchos los contribuyentes que conocen las diferencias entre ambos tipos de bienes y, desde luego, la distinción es bastante importante a efectos fiscales. En este artículo te daremos algunas pautas para saber distinguir entre unos bienes u otros.

¿Que son?

No obstante, antes de empezar, debemos entender por bienes aquellas posesiones, propiedades y riquezas, de cada persona física o natural, o de una persona jurídica (empresa). Éstos pueden ser bienes muebles o bienes inmuebles. Esta clasificación tiene su origen en el Derecho Romano y su Summa Divisio Rerum, donde se distinguían entre res mancipii y res non mancipii.

Diferencia entre bienes muebles e inmuebles

Los bienes muebles son aquellos que pueden trasladarse con facilidad de lugar por sus propios medios (animales) o por una fuerza interna o externa (vehículos a motor), sin detrimento de su sustancia o, lo que es lo mismo, los bienes muebles pueden trasladarse sin mermar sus características esenciales y su integridad. Asimismo, son considerados como bienes muebles las partes sólidas o fluidas separadas del suelo, como piedras o metales, monedas y tesoros, así como los materiales reunidos para la construcción mientras no estén empleados.

bienes muebles y bienes inmuebles

Por su parte, los bienes inmuebles son aquellos que están anclados al suelo, por lo que también adoptan la denominación de bienes raíces. Están unidos al terreno de forma inseparable, de forma que dentro de este tipo de bienes nos encontramos con casas, naves industriales o parcelas, entre otros. Los bienes inmuebles han de estar inscritos en el Registro de la Propiedad. Dentro de los bienes inmuebles distinguimos los bienes inmuebles corpóreos y bienes inmuebles incorporales.

  • Bienes inmuebles corpóreos: son aquellos que gozan de materialidad y que son susceptibles de ser medidos y percibidos por medio de los sentidos. A su vez, estos bienes se dividen en bienes inmuebles por su naturaleza -el suelo, las edificaciones y las construcciones, así como las plantaciones, cosechas y frutos-, bienes inmuebles por su uso -muebles corporales que cumplen una función, como una puerta o una ventana-, bienes inmuebles por su destino -son bienes muebles corporales que están afectados a un bien inmueble, pero que no pierden su individualidad, como por ejemplo maquinaria-.
  • Bienes inmuebles incorporales: son los derechos y accione que recaen sobre los bienes inmuebles. Algunos ejemplos de éstos son la servidumbre y la hipoteca, derechos reales que recaen sobre bienes inmuebles.

En cualquier caso, esta clasificación es relativa, lo que quiere decir que las diferentes ramas del Derecho pueden discrepar respecto a qué es considerado un bien muebles y qué es considerado un bien inmueble. Así, para el Derecho Civil todos los bienes adheridos a la superficie de un bien inmueble como baldosas o tuberías, con parte del bien inmueble al que están adheridos. Por su parte, el Derecho Penal considera como muebles aquellos bienes que son susceptibles de ser hurtados. Para el Derecho Financiero y Fiscal sólo son relevantes algunos bienes muebles como joyas o divisas extranjeras, siendo los bienes inmuebles los que tienen una trascendencia real en el Derecho Fiscal.

Es muy importante saber qué bienes son muebles y qué bienes son inmuebles, sobre todo a efectos fiscales, ya que hay bienes que están sujetos a tributación de diferentes impuestos como el IRPF, el Impuesto sobre el Patrimonio o el IBI. En cualquier caso, se ha de estar a lo dispuesto en la normativa reguladora de cada uno de los impuestos para saber qué es considerado bien mueble y qué es considerado bien inmueble.

Con el capital pasa algo curioso, y es que es considerado bien mueble y bien inmueble a la vez. Así, el dinero en efectivo tiene la consideración de bien mueble, ya que es transportable. Sin embargo, el capital entendido como una medida de las riquezas de una persona física o jurídica, o entendido como la suma de todo lo que la persona posee, puede ser considerado como bien mueble y bien inmueble a la vez.

Add Comment