Blog

29 Sep

IRPF de autónomos: ¿Qué debes tener en cuenta?

Los profesionales autónomos deben de conocer cómo les afecta la entrada en vigor de la Reforma Fiscal 2014. Seguramente estés preocupado por el IRPF de autónomos, así que en este artículo te explicamos la información básica que debes saber. Como norma general los autónomos sí que deben practicar retenciones en sus facturas, ya que la mayoría de ellos estarán dados de alta en las secciones 2ª y 3ª del IAE, Impuesto de Actividades Económicas, pertenecientes a actividades artísticas y profesionales. Sin embargo, quienes estén dados de alta en actividades empresariales no deberán practicar retenciones en sus facturas, ya que son de la sección 1ª del IAE.

Los que deben de aplicar retención en sus facturas, con carácter general será un porcentaje del 21%, hasta que se apruebe la reforma cuando pasará al 20% en enero del 2015. Sin embargo, hay que conocer algunas distinciones dentro de la norma general.

En referencia al IRPF de los nuevos autónomos, los autónomos que se hayan dado de alta como nuevos profesionales por primera vez deberán de practicar una retención del 9% en el año que se hayan dado de alta y los dos años siguientes. Tras este período la retención será del 21% y a partir de enero del 2015 del 20% y 19% en el 2016. Esta reducciones de la retención sólo se aplicará a quienes no hayan estado dados de alta en ninguna actividad económica en los 12 meses previos, así a los nuevos autónomos tendrán un apoyo para iniciar su actividad y ayuda para emprender.

Quienes estén dados de alta en módulos también deberán practicar retenciones en sus facturas a entidades jurídicas, profesionales y empresas informándose en el artículo 95 del Reglamento IRPF (1%). También quienes se dediquen a actividades forestales (2%), ganaderas de engorde porcino y avicultura (1%), agrícolas y restantes actividades ganaderas (2%).

Para llevar una buena contabilidad del IRPF de autónomos es importante que sepas que si un 70% de tus facturas o más llevan retenciones no tendrás la obligación de presentar el modelo 130, la declaración trimestral del IRPF; también debes saber que las facturas a particulares no llevan retención y debes ponerlas en el conjunto de facturas que emites a otros autónomos y, por último, recuerda pedir los certificados de retenciones una vez termine el año a tus clientes para hacer una comprobación de las cantidades.

Add Comment