Blog

17 Dic

Éxito o fracaso laboral, ¿cómo interpretarlo?

Triunfar en el ámbito laboral no es una tarea fácil para nadie. Cuando el trabajo no va bien no se debe interpretar como un fracaso sino como una oportunidad excepcional para mejorar y desarrollarse a nivel profesional. Aprender de los errores es todo un potencial que dependerá, en gran medida, de su manera de interpretar la jornada laboral.

Cambiar la forma de interpretar los propios logros en el trabajo consiste en no desvalorizarse a uno mismo cuando las metas propuestas no se alcanzan. En ocasiones, una carga excesiva de responsabilidades conlleva que no se pueda abarcar todo, y por lo tanto, no se superen los retos propuestos.

En esta línea, se debe asumir un cambio, una nueva forma de concebir el día a día. Esta nueva interpretación de las actuaciones que se realizan, debe estar regida por el autocontrol y equilibrio de la vida laboral.

Éxito y fracaso
Se considera muy importante concebir el éxito no como un triunfo personal, sino como un trabajo y éxito en equipo.

Par una empresa el éxito implica su expansión y desarrollo. Sin embargo, el jefe debe tener en cuenta que un crecimiento demasiado acelerado puede ser el primer paso hacía el fracaso. Ésto se debe a que un crecimiento excesivamente rápido no ofrece tiempo para adaptarse a la nueva situación. Razón por la que hay que trabajar progresivamente.

No hay que generalizar una mala pasada en el trabajo con el resto de aspectos que forman parte de la vida cotidiana.

CÓMO INTERPRETAR LOS ACONTECIMIENTOS LABORALES

Cualquier aspecto que plantee un reto en el ámbito laboral supone estrés. Interpretar la consecución de una meta en el trabajo como un éxito si ésta se alcanza o como un fracaso si no es posible conseguirla, depende, en gran medida, de varios aspectos que se deben tener en cuenta:

La forma de interpretar. Aquí se sitúan las propias creencias, actitudes y expectativas que se tienen sobre el propio rendimiento en el trabajo. En base a éstas se interpretará como un fracaso o como una manera de mejora y enriquecimiento profesional.

La respuesta .En base a la forma de interpretar este acontecimiento puede que la persona “huya” de la situación o que de lo contrario “la afronte activamente”, es decir, que coja el toro por los cuernos.

El efecto. Es el resultado final que provoca la respuesta sobre uno mismo y sobre el resto de compañeros que colaboran. Por ello cuando se concibe un acontecimiento en el trabajo como una amenaza (Ej. el jefe se preocupa de su rendimiento en un proyecto. El empleado piensa que no sirve para ese departamento, se siente incompetente, y actuará como tal.

En cambio, si lo concibe como una fuente de mejora se sentirá bien consigo mismo, con su trabajo y así lo transmitirá en sus siguientes resultados. Para romper este círculo vicioso es fundamental que uno se haga cargo de sus propios pensamientos porque de esta forma, se atraparán y controlarán los pensamientos negativos a tiempo.

CLAVES PARA EL ÉXITO LABORAL

Si no se encuentra demasiado satisfecho con su trabajo sería conveniente que se esforzará por mejorar su situación:

Dese un premio al finalizar su jornada. Concédase un capricho o elógiese a sí mismo por el esfuerzo que ha hecho.

Si por el contrario, considera que ha trabajado poco y que por ello no ha concluido el trabajo previsto, una alternativa es quedarse a terminarlo, pero evite llevarlo a casa.

Se aconseja que no se dejen las tareas más duras para el final de la jornada, porque es cuándo menos se rinde.

Aprenda a hacer críticas constructivas y a aceptar las que le hagan

Finalmente, se aconseja que todos los objetivos que se pretendan conseguir en el terreno laboral no sean inalcanzables. De este modo, alcanzará sus ambiciones paso a paso y no se sentirá frustrado cuando no pueda lograrlas.

Add Comment