Blog

Autónomo o sociedad limitada: ¿Por qué opción me decanto?

Autónomo o sociedad limitada

Una de las principales dudas que asaltan al empresario individual que va a iniciar una actividad empresarial o profesional es si le conviene ser autónomo o sociedad limitada. Hoy despajamos dudas.

Hasta hace poco, muchos asesores solían recomendar constituir una sociedad limitada cuando el profesional iba a tener empleados y un volumen de facturación elevado.

El motivo era puramente fiscal y dirigido a ahorrar impuestos mediante la aplicación del tipo fijo del impuesto de sociedades en lugar del tipo progresivo del IRPF.

En la actualidad, vemos que esta es una práctica muy perseguida por la Agencia Tributaria española.

Al crear una empresa, ¿es mejor ser autónomo o sociedad limitada?

La realidad es que, cuando un profesional va a realizar su actividad sin tener empleados, es un error constituir una sociedad.

El motivo es que en España aplica la regla de las operaciones vinculadas que obliga a retribuir a precio de mercado las relaciones entre sociedad y socio y/o administrador así como cualquiera de sus familiares hasta el tercer grado.

Es decir, que si la sociedad factura 100 euros a un cliente, el socio que es quien realmente presta materialmente el servicio debe facturar también 100 euros a la sociedad, por un simple comparable interno que refleja el valor de mercado.

Por ello, no es recomendable constituir una sociedad por parte de autónomos, por alto que sea su volumen de facturación, cuando carezcan de otros socios o de estructura empresarial alguna.

Igualmente, cuando se trata de varios socios, sí que en este caso se recomienda la sociedad, pero sin olvidar igualmente las reglas de valoración de las operaciones vinculadas que implican que el 75% de los beneficios será la mínima cantidad que estos socios deben facturar a la sociedad, siempre que dichos beneficios se hayan obtenido mediante su participación en el servicio profesional.

Add Comment