Blog

19 Jun

Deducir impuestos empresas

Sea cual sea el tamaño de la empresa, muchos de los gastos que conlleva su funcionamiento pueden servir como gastos deducibles a la hora de pagar el Impuesto de Sociedades. Si a tu empresa le ha llegado su turno de pagar los impuestos, puede que te estés preguntando por el procedimiento a seguir para deducir impuestos en empresas.

Llevar a cabo el cálculo correcto del Impuesto de Sociedades (IS), con el listado de todos los artículos y servicios deducibles por derecho, es un proceso esencial, aunque complicado, para cualquier empresario.

Deducir impuestos empresas

¿Cómo deducir impuestos para tu empresa?

Algunos años se llevan a cabo mayores inversiones para mantener tu empresa funcionando: una mudanza de oficina, comprar nuevos ordenadores para los empleados, aumentar el número de líneas de teléfono, o un nuevo vehículo de empresa…O quizás ha llegado el momento de renovar el mobiliario del espacio de trabajo. Mientras que el gasto sea justificado y contabilizado, tu empresa tiene el derecho de deducirlo del cómputo final de impuestos.

 

¿Con que´gastos puedes deducir impuestos empresas?

A decir verdad: prácticamente todos aquellos que sean justificables. Esto incluye todas las materias primas, envases, embalajes, material de oficina…que se necesitan para llevar a cabo las funciones de la empresa. También cuentan los sueldos y salarios que pagas a tus trabajadores, y sus gastos asociados (viajes, dietas, retribuciones, etc.) Además puedes incluir en el cómputo el alquiler y gastos de mantenimiento de la oficina o local (incluyendo la electricidad, agua, y telefonía), los gastos financieros de tu empresa (préstamos, recargos por deudas…), y los costes de publicidad, relaciones púbicas, y seguridad que conlleve la empresa.

 

¿Cuáles son los gastos no deducibles?

La lista completa se encuentra en el artículo 15 de la normativa del Impuesto de Sociedades, pero te hacemos el resumen. Los gastos que no se pueden deducir son los siguientes:

Multas, sanciones, pérdidas en el juego (¡así que nada de apuestas!), donativos y liberalidades, operaciones en paraísos fiscales…Tampoco puedes deducir la retribución de los fondos propios de la sociedad (da igual que vayan a fondos de pensiones, a reparto de dividendos, a primas por asistencia a juntas…).

 

Asegúrate de deducir los gastos de tu empresa en el próximo ejercicio

Es esencial que la cuenta de pérdidas y ganancias, con la lista de gastos justificados, corresponda al año del ejercicio: no puedes deducir gastos de años pasados, así que asegúrate de hacer el cómputo adecuado en cada ejercicio.

Si necesitas ayuda para llevar a cabo un registro correcto de tus gastos, puedes contactar a nuestra asesoría Gestiun, para ayuda con tus impuestos o con cualquier otra pregunta sobre el funcionamiento fiscal, legal, o laboral de tu empresa.

Add Comment