Blog

27 Mar

Como llevar la contabilidad de una empresa

Ser socio fundador de una empresa supone muchas cosas, no sólo positivas sino también negativas ya que en algunas ocasiones hay temas  que traen un gran dolor de cabeza como son las cuestiones contables que requieren de mucho tiempo, concentración y esfuerzo pues son de gran importancia para las cuentas de la empresa.

Por eso, lo mejor es delegar en profesionales que se encarguen mensualmente de la contabilidad de la empresa y os asesoren en todo momento de las mejores opciones de negocio y donde se puede estar recayendo en error. Además, cuando la contabilidad es de todo un año, se puede complicar de manera que lo mejor es recurrir en un experto que se encargue de recoger todas las facturas de compra y venta que se han hecho desde nuestro negocio, así como los recibos, domiciliaciones y otras operaciones.

Desde Gestium, ofrece este servicio a numerosas empresas con el fin de recoger toda su contabilidad de manera ordenada en un libro de cuentas y así garantizar el correcto funcionamiento de las empresa con el fin de evitar posibles problemas fiscales o legales por una mala contabilidad.

Además, el departamento de contabilidad no sólo se tiene que encargar de recoger los papeles oportunos sino de presentar en el Registro Mercantil en el plazo adecuado los números de todo un año y saldar las cuentas también el plazo estimado para evitar penalizaciones e intereses.

Decimos que la contabilidad es un tema arduo porque no sólo se trata de tener en cuenta los beneficios de la empresa sino también  sus ingresos, gastos, pagos a proveedores y la facturación en general que pueden complicar la tarea. Por eso muchas Pymes, destinan parte de su presupuesto a contratar a un contable como los de Gestium para que sus cuentas estén al día de sus cuentas, cobros y pagos, nóminas y gestionar el libro de cuentas.

El problema muchas veces es que los empresarios de Pymes tienen las nociones básicas del tema financiero, son organizados y metódicos pero no saben cómo salir cuando el tema se complica en el momento de pagar los impuesto, por eso lo mejor es recurrir a una asesoría fiscal.

Si quieres que tu empresa esté en buenas manos y tener un dolo de cabeza menos lo mejor es que inviertas en la asesoría fiscal pues de esta manera te eximes de responsabilidades y si algo transcurre mal puedes reclamar a la empresa.

Add Comment