Blog

25 May

¿Para qué sirve la auditoría contable?

Toda empresa debe tener al día la contabilidad, sobre todo las empresas medianas deben cumplimentar los informes recogidos en las normativas actuales. Por ello, es necesario realizar una auditoría contable periódicamente.

Para realizar todos los trámites necesarios sobre las cuentas existen dos opciones, delegar esta tarea en un empleado de la compañía capacitado o contratar a un auditor de cuentas.

Si tu empresa es privada al realizar la auditoría contable deberá regirse por las Normas de Auditoría Generalmente Aceptadas (NAGAS).

Auditoría contable

Función de la auditoría contable

El cometido de una auditoría de cuentas no es solamente examinar la precisión del estado financiero de la empresa que se audite, sino que también es conocer el funcionamiento financiero actual.

Los auditores se encargan de tomar las medidas adecuadas para eliminar o disminuir cualquier tipo de error en los resultados de las cuentas o de fraude que se hayan ocasionado por una mala gestión. Tras el estudio riguroso se recomienda a la empresa realizar las modificaciones oportunas para eliminar esos errores en las próximas documentaciones contables.

Asimismo, este tipo de auditoría también permite conocer los problemas en los controles internos a través de los cuales se puede averiguar si un empleado ha cometido fraude sin conocimiento de la empresa.

Cualquier negocio debe establecer ciertos objetivos y metas respecto al área financiera que deberán ser estudiadas por el auditor, el cual valorará si las políticas y prácticas se están realizando adecuadamente. De esta manera, podrá aumentar su rentabilidad sin dañar la productividad, consiguiendo que los resultados se ajusten a los objetivos implantados previamente.

¿Por qué contratar a un profesional de auditoría contable?

Para conocer la situación financiera desde un punto de vista externo o interno es necesaria la intervención de una auditoría contable. Cualquier negocio, independientemente de su tamaño, debe verificar que su documentación financiera se ajuste con el estado financiero real que declare en ese momento. Así se elimina cualquier posibilidad de fraude o ineficacia.

Por otro lado, una auditoría externa sirve para que los inversores de esa empresa conozcan su estado actual y que se esté destinando los fondos financieros a las actividades pactadas. Asegurando de este modo que la organización participa en los fines comerciales que presentó cuando se realizaron las inversiones.

En definitiva, una auditoría contable sirve para cumplir con las normativas vigentes en lo relacionado al estado financiero de tu empresa. Y ya no es solo por cumplir con las obligaciones empresariales, pues a través de la auditoría se pueden mejorar o eliminar los problemas localizados, mejorando el rendimiento y los resultados de la empresa.

No lo dudes y contrata a un auditor de cuentas en Gestiun para conseguir los informes financieros de obligado cumplimiento y para mejorar tu rentabilidad, ya sea en español o inglés.

Add Comment